Desde hace algún tiempo he tenido la suerte y el privilegio de compartir con muchísimos profesionales en distintas ciudades del país y de igual forma por canales virtuales, estos profesionales indiscutiblemente hacen de mi ejercicio individual algo muy nutritivo con todas sus experiencias y fortalecen en gran medida mi perfil, siempre voy a estar muy agradecido en ese sentido. La situación particular y que honestamente nunca llegué a predecir fue la colosal cantidad de consultas que recibo sobre la cuantía monetaria de cualquier tipo de actuación profesional, o dicho en cristiano: ¿Cuánto deben ser mis Honorarios?

Es realmente complejo el escenario planteado dado que nuestra profesión es interpretada de diferentes formas, según quien le corresponda contratarnos para cualquier tipo de servicio o según la concepción del profesional que la ejerza. Es así como nos encontramos ante un panorama que siempre tendrá tela que cortar y que va a depender en gran medida de lo que siempre han dependido los servicios profesionales: CALIDAD DE SERVICIO y PRESTIGIO.

 

Todo empieza con un cándido recién graduado

 

Recuerdo mucho a mi abuelita cuando decía: “Hijo, usted necesita un título porque eso le garantiza un buen trabajo”, culturalmente se nos ha vendido que un título universitario es la llave a un mundo insospechado donde tenemos prosperidad, amplias oportunidades, viajes de placer al extranjero y otros beneficios inimaginables, es entonces cuando el joven graduado empieza con chocantes frases tipo: “Ahora mi firma vale dinero”, “Buenos días Colega, después de usted Colega”, “Mucho gusto, soy el Licenciado Pedro Perez” y toda una cantidad de líneas celebres que forman parte de la emoción de haber cumplido una meta que ni es fácil ni tardó poco en conseguirse y que por tanto podrían estar justificadas.

Es entonces cuando el joven Pedro Perez se da cuenta que el ejercicio profesional no es soplar y hacer botellas, que nadie sabe quién es él, que sus publicaciones poco elegantes ofreciendo servicios no llegan a mucha gente y que necesita urgente como ganarse la vida, bien sea como parte del capital humano de una empresa devengando un salario (Nada reprochable) o ser terco y como dicen algunos “Patear la calle”, frase que no me agrada en lo absoluto.

 

Pedro Perez decide ser terco

 

Al cabo de un año se encuentra haciendo de todo un poco, redacta documentos mercantiles, tramita todo tipo de solvencias, funge como comisario en las sociedades mercantiles a las que el mismo les redacta estatutos, arma carpetas para todo tipo de trámites, forma expedientes para solicitudes de crédito, está todo el tiempo en movimiento con tres o cuatro carpetas de color marrón bajo el brazo y se acostumbró a dar respuesta afirmativa a cualquier tipo de solicitud de servicio. El problema radica en que sin darse cuenta se está dedicando por completo a un oficio que nada tiene que ver con su formación técnica, pero como dice la canción: “Esto es lo que hay”.

Justamente este Profesional carece de propósito, no tiene otra alternativa que vivir del estrés diario y de clientes que no tienen ninguno respeto por su Profesión, es lógico que ante cualquier nuevo reto no tenga ni idea de cuánto deben ser sus honorarios, desconoce por completo cuánto cuesta su trabajo y es precisamente porque no tiene control  de su tiempo ni de sus labores, es por ello que cuando presenta sus ofertas de servicio siempre responde positiva y nerviosamente ante cualquier regateo por más que la situación sea injusta y con suerte el cheque solo tardará quince días porque “le falta una firma”, definitivamente lo comentado es muy frustrante y es cuando Pedro Perez se da cuenta que para lograr la prosperidad prometida su día tendría que gozar de  sesenta horas, así el podría dedicarse a cumplir cualquier cantidad de trámites que hagan más rentable sus resultados.

 

cuánto cobrar

 

En mi opinión las dudas se plantean porque el profesional nunca ha cuantificado realmente el valor de su trabajo y mucho menos cuanto quiere recibir por una cantidad de horas a la semana o al mes que tampoco ha cuantificado. La clave por consiguiente está en empezar a cuantificar absolutamente todo y si eres Contador no debería generarte mucho esfuerzo:

– Pedro, ¿qué cantidad de dinero te gustaría recibir mensualmente para sentirte realizado como profesional?

– Pienso que con Bs. 800.000 sería extraordinario para mí.

– ¿Cuántas horas trabajas al mes Pedro?

– Cuarenta horas semanales, ciento sesenta al mes.

– Eso quiere decir que tu hora de trabajo cuesta Bs. 5.000, Pedro ¿Cuánto tiempo tardas en un trámite sencillo como la carta de aceptación del cargo de comisario?

– Como no tengo mensajero debo ir yo mismo a la sede de visado (Caso Aragua), hacer la cola y llevar la carta hasta la sede de mi cliente, entre una cosa y otra me puedo tardar cuatro horas.

–  Entonces los honorarios MINIMOS deben ascender por lo menos a la inversión de TIEMPO, es decir, Bs. 20.000 más IVA.

 

Dejemos el dialogo hipotético hasta allí y vamos a dejar por sentado que todo aquel servicio en el que Pedro Perez no reciba lo que previamente cuantificó como su “hora de trabajo ideal” simplemente no lo llevará a esa condición “Extraordinaria” que le hace volar la imaginación.

 

¿A cuenta de que nuestro servicio cuesta lo que cuesta? – Calidad de Servicio/Prestigio

 

En una cantidad grosera de ocasiones escucho a profesionales quejarse de que nadie quiere pagar lo justo por su servicio, pero cuando obtengo referencias del servicio en cuestión, está mal presentado, no se entregó en el tiempo pactado, tuvo defectos y debió repetirse, se obtuvieron resultados indeseables en procesos de auditoría externa y el responsable en la mayoría de los casos  no se puede ubicar telefónicamente, ni por email y sus números telefónicos de oficina no existen. Y no quiere que me mal interpretes, no es reprochable no tener oficina, lo reprochable es que sea una odisea comunicarse con usted y que en su defecto no haya un sitio donde preguntar por ti.

No esperes recibir beneficios extraordinarios de tu oficio si tu servicio es mediocre, no abarques hasta donde no podrás llegar ofreciendo castillos que al final no llegan a casas de vecindad, haz un esfuerzo inmenso por cumplir los lapsos prometidos, invierte en tu imagen corporativa, invierte en personas que puedan desarrollar las tareas básicas por ti mientras tú recibes formación y vas evolucionando hacía servicios más avanzados y rentables, seguidamente a tus colaboradores destacados fórmalos de manera similar. Una vez que dispones de un grupo que te apoye, de una filosofía de trabajo basada en la responsabilidad y de rapidez en los requerimientos es cuestión de tiempo para que acumules un gran prestigio.

Cuando ese prestigio profesional se hace presente es cuando tienes todo el apalancamiento para seguir perfeccionado la calidad de tu servicio y esto es simplemente una bola de nieve, no nos tiembla el pulso para cuantificar lo que debemos cuantificar y conocemos muy bien cuanto es el valor de nuestro trabajo, el prestigio no será nunca barato, pero tampoco fácil de obtener.

Llegará el punto en que puedas tener distintas fuentes de ingreso, una fundamentada única y exclusivamente en tu trabajo individual y otra fundamentada en el trabajo que tus colaboradores desarrollan por ti, pero mientras no cuantifiques, mientras no sepas cuanto tiempo quieres invertir en tu profesión, cuanto deseas ganar y cuanto debes invertir para tener calidad de servicio vas a mantenerte en la terquedad de aquel que quiere hacerlo todo por cuenta propia sin saber que “Un solo palo no hace montaña”, citando otra vez a mi abuelita.

 

Limitaciones

 

Debes olvidar todo lo anterior si no estás dispuesto a ir contratando personal progresivamente, a hacerte de herramientas de software que agilicen los procesos,  a centrarte exclusivamente en los servicios que te generen rentabilidad y el resto delegarlos o buscarle intermediarios a los que  puedas supervisar.

Quizás tengas que hacerle frente cada cierto tiempo a demandas laborales, a crisis familiares de tus colaboradores  o simplemente a la irresponsabilidad de otros, a la inversión en activos para que tu gente pueda trabajar, al arrendamiento de locales para funcionar debidamente y otra larga lista de incomodidades, pero lastimosamente sin los esfuerzos correspondientes no hay mucho progreso.

 

Ejemplo – Estructura de Costo

 

Una vez que ese motor está bien aceitado puedes perfectamente responder de manera certera a cualquier reto, por ejemplo, ¿Cuánto debo cobrar por un servicio de estructuras de costo?, esto es muy complejo dado que es un papel de trabajo que involucra muchas variables, pero siempre debes hacer un listado de condiciones mínimas para prestar el servicio:

 

1) Información financiera actualizada.

 

2) Cierres contables mensuales.

 

3) Acceso a software administrativo/contable y posibilidad de exportar data en formato excel (.xls)

 

4) Informes de Inventario por línea de producto.

 

Esta podría ser una matriz básica de requerimiento inicial, la cantidad de productos o líneas de productos,  así como el volumen de operaciones y partidas contables del cliente te darán luz sobre la cantidad de tiempo que se va a necesitar y la cantidad de colaboradores. Supongamos que lo definiste para dos semanas, vas a cotizar unas ochenta (80) horas técnicas:

 

Horas  Honorarios  Total
Supervisor (Pedro) 20            5.000,00    100.000,00
Colaborador 1 80            2.500,00    200.000,00
Colaborador 2 80            2.500,00    200.000,00
 Total    500.000,00

 

Fíjate que si es Pedro Perez quien presta el servicio, mantiene sus Bs. 5.000 por hora y el va a supervisar el trabajo durante solo dos horas  diarias y esto le permite supervisar también otros trabajos que también le devengaran honorarios de Bs. 5.000 la hora, cada colaborador tendrá una asignación especial adicional a su sueldo (En caso que sean empleados de Pedro). Esto suena verdaderamente sencillo pero el profesional líder debe tener una constante formación y estudio para poder transmitir a su equipo de colaboradores las pautas para desarrollar el servicio con calidad y en el tiempo ofrecido.

 

Conclusión

 

Vamos a dejar de una vez por todas la críticas de cuánto y cómo cobran por su trabajo los demás profesionales, es imposible que los honorarios de un muchacho recién graduado se parezcan en lo absoluto a los de un profesional con diez años de experiencia y dos empleados, mientras haya calidad de servicio siempre existirá quien pague lo que cada quien merece cobrar.

Y para la gente que se está iniciando mi recomendación es que encuentren el valor de una hora de trabajo y lo apliquen a cada una de sus actuaciones, progresivamente con los años busquen esa remuneración extraordinaria dado que como dice otra frase célebre: “Para eso estudié”.

 

Si tienes alguna experiencia que me quieras hacer conocer no dudes en comentar

Lcdo. Miguel Mileo.

 

 

Miguel Mileo

Contador Público y CONFERENCISTA. Profesor Universitario y estudioso de la materia TRIBUTARIA. Moderador de la COMUNIDAD DIGITAL de CONTADORES mas interactiva de VENEZUELA...

  • Marilin dice:

    Me siento totalmente identificada con cada uno de sus temas. Su manera de plantearlos es tan sencilla y profesional que no hay espacio para dudas. Excelente trabajo.

  • auradavila dice:

    Buenas noches, deseo saber si ya se publico el monto minimo de honorarios profesionales de los contadores del mes de Febrero 2019?

  • Karen Riera dice:

    Todas sus recomendaciones tienen un alto valor para quienes como yò necesitan orientación para crecer en este oficio, no solo nos informamos también reímos ante los refranes de la abuela. En mi opinión todo su aporte vale oro, siga cosechando éxitos lcdo.

  • Susana dice:

    Gracias. A mi también me sirvió mucho. Trabajo en edición de textos, estoy corrigiendo un libro y ahora tengo claro cómo ofrecer mis servicios, garantizar el valor agregado y cómo saber o calcular cuánto vale la prestación de mis servicios. También sé que podré sub-contratar a un colega una parte del trabajo que es referencias bibliográficas. No me especializo en eso, pero si puedo sub-contrar esa etapa e incluirla en el valor final a mi cliente. Excelente enseñanza.

    • Miguel Mileo dice:

      Susana me alegra mucho que te haya servido esta lectura, sobre todo porque te dedicas a otra profesión, lo cual deja de manifiesto que la definición de honorarios es algo general sea cual sea nuestro oficio. Gracias por participar.

  • Marcos M. dice:

    Buenas tardes, me sirve de orientación, soy abogado y estoy empezando, aplicando mi experiencia en otras labores me ha salido trabajo y estoy haciendo un presupuesto. y busco orientación… gracias,
    buen articulo.

  • CUANTO SE DEBE COBRAR CUANDO UNO TRABAJA POR HONORARIOS PROFESIONALES Y MI OTRA DUDA CUANDO SE TRABAJA DE ESTA FORMA UNO ESTA OBLIGADO A CUMPLIR UN HORARIO DE 8 HORAS EN UNA EMPRESA?

  • Julio D dice:

    Licenciado Mileo, muchas gracias por compartirnos su experiencia y trabajo, usted ha recorrido el camino que muchos contadores y colegas suyos “ soñamos” literalmente con recorrer. Debido a muchos factores, aun y cuando la profesión nos gusta y apasiona, no hemos podido algunos desarrollarnos profesionalmente en la práctica profesional que estudiamos, no tanto por conocimientos técnicos propios de La profesión, sino que la vida nos ha llevado a algunos por caminos diferentes al esperado.

    Lo admiro de verdad por ser una persona que se ha dedicado a crecer en su profesion, y aún más por compartir con otros sus valiosos conocimientos, como la cuestión de cuanto cobrar, y saber que “ si se puede vivir dignamente de la profesión, muchas gracias, y de verdad que me ha sido muy útil su información, y ahora: “ a ponerla en práctica y a trabajar”.

  • Yris ASrguello dice:

    Excelente herramienta, para estar siempre actualizado gracias.

  • >