En los últimos tiempos que he tenido la oportunidad de discutir y transmitir mi mensaje a muchos jóvenes recién graduados y estudiantes, me he percatado de un acontecimiento muy particular.

El libre ejercicio de la profesión se ha convertido en una opción con mucho mayor peso que en años anteriores.

Los jóvenes han identificado una opción viable en actuar por cuenta propia.

Visualizando como es debido su futuro a corto plazo manejando una cartera de clientes que haciendo las cosas de forma correcta puede ir creciendo como una bola de nieve.

Facilitando así una vida mas cercana a sus sueños y que la relación de dependencia quizás no podría generar

Esto de alguna manera me ha hecho recordar mi época de “Graduando”.

Corría más o menos el año 2005 y en un arrebato inesperado de responsabilidad futurista decidí buscar mi primer empleo.

A estas alturas te pudiste dar cuenta que yo era un mantenido que a pesar de vivir sin grandes lujos no tenía necesidad de trabajar.

Aun así, insistí, toqué algunas puertas y tuve mi primer empleo.

Lo que no tiene ningún sentido y quizás te haga pensar que sufro de algún desperfecto mental es que ese primer empleo fue como REPRESENTANTE DE VENTAS para una gran importadora de repuestos automotrices.

Son las incongruencias de la juventud.

Estas en la recta final de una carrera universitaria, pero te pones a trabajar como vendedor de repuestos sin tener ninguna necesidad de hacerlo.

Esto podría encajar si de algún modo la mecánica automotriz hubiese sido alguna especie de pasión para mí.

Pero lo cierto es que a duras penas sabía yo cambiar un caucho espichado, dificultad que siendo honesto se mantiene hoy catorce años después.

El resultado de mi estado febril fue que no sabía de que estaba hablando a mis prospectos de clientes.

Mi lista de productos constaba de unas trescientas páginas y en ocasiones se me hacía más complicado que una lectura del Coran (Libro sagrado del Islam).


¿Qué pensabamos en aquella época del LIBRE EJERCICIO?


En uno de mis intentos de parecer un vendedor de repuestos recuerdo que me tropecé con un profesor de “Contabilidad II” .

Esto fué en una cauchera.

Al conocer el motivo de mi presencia en aquel negocio afirmó algo como:

Menos mal que te estás dedicando a esto porque ejerciendo la profesión te mueres de hambre”

Debes notar como el asunto seguía sin tener sentido (De eso me doy cuenta posteriormente).

El docente que debía representar un mentor atiza las intenciones confusas de un muchacho desorientado.

Esto puede equivaler a recomendarle a un adolescente confundido sobre su tendencia sexual, que no espere más y que se practique un cambio de sexo para salir inmediatamente de la confusión.

En esa misma época conversaba con mis compañeros y uno de estos me comentaba con una actitud parecida a aquel que ha conseguido el “Santo Grial” lo siguiente:

“En lo que me entreguen el titulo me pongo a buscar trabajo de visitador médico” 

Figura que lastimosamente se encuentra extinta de nuestra cotidianidad debido a los grandes problemas económicos que afrontamos. Otros afirmaban:

“¿Tú has visto Contador millonario? Yo voy a montar es un negocio”.

En fin, el libre ejercicio parecía en esa época la peor opción a seguir.

Mucha gente se estaba dedicando a otra cosa o pensaba dedicarse a otro oficio.

Pero eso sí, la clase magistral arrancaba lagrimas hasta a los más insensibles y las dedicatorias en las tesis de grado parecían escritas por Delia Fiallo.

Lo cierto es que en ese momento no te percatas que MUCHO de lo que sucede a tu alrededor no tiene el más mínimo sentido.


Oficinita Contable



Aproximadamente un par de años después, me consigo en un centro comercial a mi profesor favorito de “Matematica II”.

Ya en ese momento me había olvidado yo de que era una derivada y con que se comía un “limite de un número sobre cero”.

Pero aquel hombre si me preguntó con mucha efusividad:

“¿Ya montaste tu oficinita?”

Alo que respondí orgullosamente que NO, que yo era el flamante administrador de una distribuidora de textiles.

Lo cual le sorprendió porque leyó en mi rostro aún con acné que yo de administrador y gerente no tenía mucho.

Que seguramente era un todero pagando sus primeros años de novatada a cualquier empresa.

Aun en ese momento la “Oficinita Contable” no me resultaba atractiva.

Era como una falta de glamour (Del cual carezco en gran medida) porque teóricamente yo sería un GRAN ASESOR.

Nada de teneduría de libros ni andar caminando por las calles de mi ciudad con tres libros empastados bajo el brazo (Somos detectados rápidamente).

Lo que desconocía es que para consolidarme como un ASESOR en el futuro, yo tenía que hacerme de muchísimas experiencias que condujeran a la prestación efectiva de un servicio.


De la OFICINITA CONTABLE a la SOLIDEZ PROFESIONAL


El joven profesional hoy por hoy ha descubierto en la “OFICINITA CONTABLE” una oportunidad de negocios.

Se ha percatado que prestando servicios profesionales de manera certera y permanente se puede tener una remuneración superior a la ofrecida en alguna empresa como Gerente de Finanzas.

De hecho, he conocido de casos donde jóvenes rechazan ofertas de trasnacionales de auditoria porque “En la calle ganan más”.

Algo que definitivamente era impensable en mi época, donde el compañero absorbido por alguna de las “Big Four” era la envidia de la promoción completa.

El detalle es que este boom por el libre ejercicio donde se cobran cantidades estratosféricas de dinero por unos estados financieros reexpresados “que van para el SNC” muchas veces se parece a la fiebre del oro norteamericana de hace casi dos siglos.

Que de no manejarse adecuadamente el profesional se queda estancado hipotecando su tiempo ante cualquier tipo de servicio que se le presente.

Sin ningún tipo de enfoque y evidentemente apurado y estresado en la larga cola del visado del Colegio de Contadores.


Recomendaciones para tu OFICINITA CONTABLE


No soy quien para asignarte pautas de conducta ni directrices en lo que a tu ejercicio profesional se refiere.

Pero si vas a iniciar tu proyecto propio tienes que saber que en ocasiones se sufre mucho y que en otras es verdaderamente gratificante.

Tu meta es hacer sustentable tu negocio, que funcione de la mejor manera y que en un momento dado funcione sin que tenga que estar tu permanentemente encargado de todo.

Pretender estar en todo solo por ganar más dinero es un error garrafal.

A pesar de la golpeada situación económica que afronta el país, si estas en capacidad de hacerte progresivamente de activos no dejes de hacerlo.

Adquiere software administrativo, contable y laboral de ser el caso, hazte de cuanta plantilla de Excel te pueda resultar útil.

Si puedes invierte en equipos, genera credibilidad mediante líneas fijas de teléfono, centrales telefónicas, correos electrónicos con dominio propio, imagen corporativa.

Y por sobre todas las cosas que el asunto tenga tu personalidad en todo porque ese será tu sustento, tu proyecto de vida.


Equipo de trabajo...


Leyendo lo anterior puedes estarte preguntando “¿Y con que real?”,

No repares aun en eso, haz tus cuentas y en lo que empiecen a ser más atractivas incluye tus primeros empleados o freelancers.

Trata de convertirte en un líder sólido.

Esto es aún más difícil que conseguir el dinero, vas a tener cualquier cantidad de problemas, vas a lidiar con gente mezquina y egoísta dentro de tu plantilla de trabajadores, pero también te vas a topar con buenos empleados.

Cada cierto tiempo tendrás que reformar el equipo, incentivar, ganar menos dinero para mantener el barco a flote y cualquier cantidad de experiencias que te irán convirtiendo en un prestador de servicios muchos más sabio.

¿Al leer todo esto experimentas mucha urticaria?...

Entonces no te dediques al libre ejercicio, porque de esto te va a sobrar, pero como siempre he dicho será usted capitán de su propio barco.

Y en mi humilde opinión no tiene precio. 

Ten tu proyecto en la mente, construye una lista con todo lo que necesitas y sus respectivos precios.

Esa cantidad no está en tu cuenta bancaria, pero progresivamente puedes ir tildando ítems de la lista y posiblemente en un par de años tengas prácticamente todo.

 Aprende en el camino y convierte esa “Oficinita Contable” que tienes en la cabeza en un “Conglomerado de Servicios Profesionales” (Esa es la manera en que yo denomino a la mía).


Conclusiones


Nunca aprendí a jugar bien al dominó.

Mi mejor amigo de épocas de juergas a los veintitantos años quería enseñarme y no le importaba perder muchas partidas con tal de lograrlo, según el “Yo era muy inteligente” .

Cuando captara el asunto iba a ser indetenible (Eso nunca sucedió).

Pero el siempre me indicaba lo mismo “Repite piedras, repite piedras, repite piedras, si cuadraste a tres no salgas después con un cinco si todavía tienes dos piezas con tres”.

Esto no tiene otro nombre que ser CONSISTENTE y CONGRUENTE con lo que se hace.

Si usted labra una carrera universitaria dedíquese a ella, SEA CONSISTENTE, REPITA PIEDRAS, no se dedique a otros oficios por pensar que son más convenientes, si usted es CONTADOR PÚBLICO, ABOGADO o MÉDICO y le apasiona su carrera, vívala, disfrútela y construya un proyecto de vida rentable a partir de ese oficio.

Es muy triste ver gente confundida en la vida porque no saben a qué dedicarse porque hipotéticamente no muchos oficios son rentables.

El mejor ABOGADO vive muy bien.

El mejor MÉDICO ni se diga…

Conviértete en el MEJOR CONTADOR y no habrá diferencia, haz caso omiso de los profetas del desastre, abróchate bien el pantalón y si lo que quieres es una “Oficinita Contable” arranca con lo que dispongas, que la voluntad es mucho más importante que el capital aunque siempre parezca lo contrario.


No hay PROFESIONALISMO sin CONOCIMIENTO

Miguel Mileo

Contador Público y CONFERENCISTA. Profesor Universitario y estudioso de la materia TRIBUTARIA. Moderador de la COMUNIDAD DIGITAL de CONTADORES mas interactiva de VENEZUELA...

  • William Hernandez dice:

    Excelente articulo, felicidades Miguel… Tengo mi oficina contable, no ha sido facil pero, la constancia me ha hecho crecer y mantenerme Saludos

  • Gregoria Ybarra dice:

    Buenas tardes, Lcdo. Miguel, me encanta sus palabras, las tomare como ejemplo, debemos tener iniciativa y perseverar, gracias.

  • cjrodriguez dice:

    Que casualidad, soy Contador Publico y actualmente soy representante de ventas de un mayorista de ferretería (llevo 04 años), antes trabaje en una mediana empresa 05 años en el departamento de contabilidad e impuestos. Este año me despertó el deseo de trabajar en el libre ejercicio profesional y de verdad que leyendo sus anécdotas uno se identifica mucho y motiva aun mas a aventurarse en el emprendimiento. Muchas gracias Prof Mileo

  • Denyerber Alvarez dice:

    he leído este post en varias ocasiones y cuando creo que voy a tirar la toalla lo vuelvo a releer, gracias a dios estoy creciendo económica y profesionalmente, Gracias Miguel por tu apoyo incondicional, mi oficinita esta encaminada.

    • Miguel Mileo dice:

      Denyerber de verdad que me hace sentir muy bien lo que acabas de comentar, el éxito se basa en CONSISTENCIA, un abrazo!

  • Lisette dice:

    Excelente su contenido sobre el tema de montar la oficina contable, desde allí se comienza y vas creciendo como profesional. Sigo insistiendo en tener mi propia oficina contable Dios me lo permita y con mi esfuerzo y dedicación lograré mis metas. Desde que me gradué en el año 2014 tengo esa visión y se me ha hecho cuesta arriba eso no me impide de continuar lo que he deseado. Muchas gracias Licdo Miguel por aportar sus anécdotas, experiencias y vivencias las aprovechare al máximo. Este escrito me encantó!!! Dios le Bendiga en todo!!!

  • MARIA BOZA dice:

    BUENAS TARDES LCDO. MUY EMOTIVO SU ARTICULO ESTOY INICIÁNDOME EN EL LIBRE EJERCICIO EN MI CASO LICENCIADA EN ADMINISTRACIÓN DEL CUAL DEBE TENER CONOCIMIENTOS QUE ESTAMOS FACULTADOS PARA EMITIR ESTADOS FINANCIEROS Y OTRAS ACTIVIDADES EN RELACIÓN A LA CONTADURÍA POR MI PARTE MUY BUENO SU MATERIAL. MIL BENDICIONES

    • Miguel Mileo dice:

      Gracias por tu comentario María, siendo Administradora puedes perfectamente formar un conglomerado de servicios

  • Evelyn Vivas dice:

    Tal cual como si estuviese relatando lo que me está sucediendo. Muchas gracias, Lcdo. Miguel Mileo, valiosas herramientas para tomar impulso.

  • Lacides dice:

    Muy motivador tu recuento de verdad que es interesante tu vision y manera en la cual todo profesional deberia dedicarse a su area estudiada, pienso a veces que por miedo a frontar los retos propuestos no lo afrontemos con fartaleza y sabiduria, muy buen consejo Lic, Miguel.

  • >