credito fiscal comida

Antes de la entrada en vigencia de la reforma de la Ley de Impuesto al Valor Agregado (Gaceta Oficial Extraordinaria 6.152) era mucho lo que se especulaba sobre las probables modificaciones que la misma podía incluir, esto en razón que el ejecutivo nacional había mostrado a la opinión pública su inquietud por replantear el sistema tributario nacional vía habilitante (Bastante cuestionable) y generar algo más de recaudación, la cual a mi estricto modo de ver era ya más que suficiente.

Hubo entonces gran cantidad de hipotéticas modificaciones que muchos lanzábamos como favoritas al mejor estilo del hipódromo y los favoritos de la quinta válida, las hipótesis iban desde la eliminación de algunas exenciones, pasando por el aumento de alícuotas impositivas hasta la eliminación de contribuyentes formales. Algunos estuvieron acertados en sus predicciones, otros no tanto, particularmente en el caso de las sociedades cooperativas no había que ser el “Arquitecto de Sueños” o Reinaldo Dos Santos para saber que iban a ser excluidas de la no sujeción tipificada en el Artículo 16 de la  Ley de Impuesto al Valor Agregado y de esa manera empezar a generar el mencionado tributo en su facturación.

 

Lo que nadie podía predecir…

 

En época decembrina donde el país usualmente se detiene por una fiebre desmedida e inenarrable de celebraciones, abrazos compulsivos y pan de jamón a cualquier hora del día, también estábamos los fanáticos del área tributaria en extensas jornadas de análisis, discusiones y muchas veces ejercicios de traducción español/español, donde empezaron a subyacer escenarios que verdaderamente no eran previstos por ningún analista tributario por más creatividad que este pudiera aportarle al asunto.

Para el caso del Impuesto al Valor Agregado fue casi agotador el análisis de la joya literaria que aparece en su Artículo 33, donde por un lado se crea la figura de “Vinculación directa y exclusiva” y por otro el sorprendente supuesto de NO DEDUCIBILIDAD DEL CRÉDITO FISCAL en los siguientes términos (Parágrafo Primero, Numeral 3):

 

“Soportados con ocasión a la recepción de servicios de comidas y bebidas, bebidas alcohólicas y espectáculos públicos”

 

Es de una incalculable trascendencia resaltar que el dispositivo legal no indica que para estos casos dichos servicios puedan o no pertenecer a la actividad económica habitual del contribuyente. Lo que me hace concluir que muy poco le importó al redactor del decreto que actividades PROPIAS DE LA ACTIVIDAD ECONÓMICA HABITUAL DEL CONTRIBUYENTE se quedaran por fuera en el aprovechamiento del crédito fiscal de los respectivos documentos, es más, hasta parece que es justamente lo que tuvo como propósito, pero seamos nobles en ese sentido y otorguemos el beneficio de la duda.

 

“Amiga Bella…¿Qué fue lo que cambió?”

 

Ya en Enero, en las primeras semanas del año, cuando empiezan a romperse anticipadamente las promesas tipo: “Este año si voy a verme como “Sascha Fitness” esbozadas por algunas chicas en el fragor de las 11:59 PM del 31 de Diciembre anterior, pues, se plantean recurrentemente consultas que parecen no tener fin y que apuntan a dilucidar cuales son las fulanas actividades en las que el contribuyente ordinario ya no puede aprovechar el crédito fiscal.

Las respuestas para ese momento no llegaban, era muy pronto (Enero), como si fuera poco también nos acabábamos de enterar que las facturas que recibimos en Diciembre por parte de sociedades cooperativas debían venir con IVA y ante la angustia que generó el intercambio de regalos en la oficina, no nos dimos cuenta de ese detalle, el detalle es que nuestro nuevo amigo secreto entró en vigencia el 01 de Diciembre de 2014.

 

Crédito Fiscal y Servicio de Comida

 

Aquí debemos puntualizar diferentes elementos para hacerle frente a la situación, verbalizar “Servicio de Comida” no es lo mismo que decir “Comida”, el redactor del decreto para este caso se inclinó a usar la palabra “Servicio”, lo que me lleva a la siguiente conclusión: Cuando el contribuyente compra directamente ALIMENTOS en el supermercado de la esquina y estos alimentos se encuentran gravados con IVA, a mi juicio si se genera CRÉDITO FISCAL porque no hay ningún servicio de por medio, eso sí, la adquisición de estos alimentos debe pertenecer a la actividad económica habitual del contribuyente, por ejemplo, ante una jornada especial de trabajo se  adquieren en el supermercado alimentos que consumirán los trabajadores durante dicha jornada extraordinaria.

En un escenario diferente vamos a tener desembolsos que si podemos considerar “Servicios de Comida” como el caso de facturas provenientes de Restaurantes por concepto de gastos de representación donde la comida es servida para el comensal (Gerente o Directivo), en este caso, aunque sea inexplicable e inédito, se pierde el Crédito Fiscal para efectos de IVA, una vez más quiero recalcar, mi opinión se apega exclusivamente a la situación en que el gasto de representación en efecto lo sea, es decir, cuando obedece a la actividad económica habitual del contribuyente, un almuerzo corporativo con potenciales clientes, por ejemplo.

 

¿Qué tratamiento le otorgaríamos al VIÁTICO de los vendedores?

 

Supongamos que la empresa tiene  fuerza de ventas, cuyos trabajadores reciben ordinariamente asignaciones por concepto de viáticos para su subsistencia en la ruta correspondiente. En este caso es cuando la frase “Servicios de Comida” se presenta un poco más compleja, en razón de que los soportes (Facturas) que presenta el vendedor ante la empresa pueden ser del “Restaurante el Cinco de Oro, C.A.” o de “Empanadas el Gordo Feliz, C.A.”

Este híbrido como me gusta calificar para los efectos al viático,  merece un análisis mucho más detallado, dado que podemos caer en un debate incómodo, estéril y poco técnico con la administración tributaria nacional porque a juicio del funcionario actuante una empanada de pabellón si se considera servicio de comida, pero a juicio de la empresa, sin mesonero no hay servicio. Yo no soy astrólogo, pero estoy plenamente convencido de que estos penosos intercambios de criterio existirán en la medida que el SENIAT quiera desconocer crédito fiscal por esta vía y el contribuyente insista en que al no existir quien sirva y atienda al vendedor beneficiario del viático, entonces  no hay “Servicio de Comida”.

 

A todas estas… ¿Qué base legal y sublegal deberíamos consultar?”

 

Es muy frecuente debatir, intercambiar criterios y ver profesionales perder el buen humor tratando de que su opinión prevalezca, el detalle es que pocas veces ese mismo profesional busca soportar sus opiniones con asidero legal o base normativa, tal como es mi costumbre y como recomiendo en todos los escenarios a los que tengo la fortuna de ser invitado, Dame la BASE LEGAL de esa afirmación”

Primeramente, revisemos la Ley de Impuesto al Valor Agregado y su definición de “Servicio” en  su Artículo 4, Numeral 4:

“Servicios: Cualquier actividad independiente en la que sean principales las obligaciones de hacer. También se consideran servicios los contratos de obras mobiliarias e inmobiliarias, incluso cuando el contratista aporte los materiales; los suministros de agua, electricidad, teléfono y aseo; los arrendamientos de bienes muebles, arrendamientos de bienes inmuebles con fines distintos al residencial y cualesquiera otra cesión de uso, a título oneroso, de tales bienes o derechos, los arrendamientos o cesiones de bienes muebles destinados a fondo de comercio situados en el país, así como los arrendamientos o cesiones para el uso de bienes incorporales tales como marcas, patentes, derechos de autor, obras artísticas e intelectuales, proyectos científicos y técnicos, estudios, instructivos, programas de informática y demás bienes comprendidos y regulados en la legislación sobre propiedad industrial, comercial, intelectual o de transferencia tecnológica. Igualmente, califican como servicios las actividades de lotería, distribución de billetes de lotería, bingos, casinos y demás juegos de azar. Asimismo, califican como servicios las actividades realizadas por clubes sociales y deportivos, ya sea a favor de los socios o afiliados que concurren para conformar el club o de terceros.

No califican como servicios las actividades realizadas por los hipódromos, ni las actividades realizadas por las loterías oficiales del Estado.”

 

¿Qué podemos recoger de esa definición de “Servicios”?

 

Esta definición no aporta tanto como esperamos para el caso analizado, solo podemos rescatar la frase: “Cualquier actividad independiente en la que sean principales las obligaciones de hacer”,  hasta aquí, el hecho de preparar una empanada de pabellón podría quizás traducirse en un “Servicio de Comida”, siendo así, debemos consultar ahora el Reglamento de la Ley de Impuesto al Valor Agregado, que a pesar de ser del año 1999 es el que se encuentra vigente:

Veamos lo que indica el Artículo 17 del mismo:

Para los efectos del impuesto se entiende por servicios, cualesquiera actividades independientes consistentes en ejecutar ciertos hechos, actos, contratos u obras remunerados a favor de un tercero receptor de dichos servicios”

 

“Para tal efecto, deben incluirse entre otras, las siguientes prestaciones onerosas de servicios:”

 

“6. Servicios de preparación de alimentos con materias primas suministradas por el receptor del servicio. No incluye la venta de comidas preparadas, que constituye el hecho imponible de venta gravada de bienes muebles.”

 

El Artículo 17 – Numeral 6 del RLIVA (1999) si otorga respuestas

 

En este dispositivo si cambia por completo el panorama, el Artículo 17 del Reglamento define con un nivel de mucho mayor detalle la amplia gama de actividades calificadas como “Servicio”, cuando invertimos una leída al numeral sexto nos percatamos de esta premisa lapidaria: NO INCLUYE LA VENTA DE COMIDAS PREPARADAS, que constituye el hecho imponible de venta gravada de bienes muebles.”

En mi opinión,  es claro que la venta de comidas preparadas no se considera entonces un “Servicio de Comida”, siendo así, el viático invertido por el vendedor en sitios donde no se sirve la comida en mesas por parte de un trabajador del restaurante en calidad de mesonero, mesero, etc., sino donde exista exclusivamente la venta de comida ya preparada SI GENERA CRÉDITO FISCAL.

 

Separación de actividades para efectos pedagógicos

 

Es preciso separar las actividades citadas par efectos de asesoramiento y generación de pautas a seguir para nuestros clientes:

1.- Adquisición de alimentos NO PREPARADOS: como señalamos en el primer ejemplo, de ninguna manera debemos abordar como un “Servicio de Comida”  la compra de alimentos en el supermercado de la esquina, para este caso el CRÉDITO FISCAL ES DEDUCIBLE, siempre y cuando la compra de estos alimentos se encuentre referida a la actividad económica habitual del contribuyente, por ejemplo, refrigerios para el personal en jornadas extraordinarias de trabajo.

2.- Servicio de Restaurantes: en mi opinión aquí si estamos en presencia de un “Servicio de Comida”, fundamentado en el acto de servir al cliente teniendo como instrumento para ello al personal correspondiente, usualmente mesoneros. Para este caso el CRÉDITO FISCAL NO ES DEDUCIBLE, una vez más hago la salvedad referida a que el desembolso se encuentre relacionado a la actividad económica habitual del contribuyente, por ejemplo, gastos de representación soportados correctamente.

3.- Adquisición de alimentos PREPARADOS: de conformidad con el Artículo 17, numeral sexto del Reglamento de la Ley de Impuesto al Valor Agregado (1999) y el Artículo 4 Numeral 1 de la Ley de Impuesto al Valor Agregado (2014), esta actividad no se considera servicio sino la venta de un bien mueble, por tanto, el CRÉDITO FISCAL ES DEDUCIBLE completamente, por ejemplo, el IVA contentivo en una factura de Panadería correspondiente a un par de cachitos y un jugo, DE NINGÚN MODO SE CONSIDERA “SERVICIO DE COMIDA” y el impuesto generado en la operación es aprovechable como crédito fiscal del ejercicio. Reiterando hasta la saciedad que el desembolso sea propio de la actividad económica habitual del contribuyente (Viáticos).

 

Recomendación Final:

 

Para muchos la sola definición de bienes muebles y de servicio mostrado en el Artículo 4 de la Ley de Impuesto al Valor Agregado soporta y demuestra las consideraciones mostradas en este documento, pero en mi opinión el Reglamento es para esta situación quien pondría las cosas en su sitio de manera contundente. Le recomiendo encarecidamente a mis compañeros de profesión que no generalicen inadecuadamente lo que es un “Servicio de Comida”, otorgándole a cualquier actividad relacionada con alimentos esa cualidad,  podemos rescatar buena parte del crédito fiscal aplicando los análisis correspondientes siempre y cuando los desembolsos sean propios de la actividad económica del contribuyente.

 

Si tienes experiencias que puedan complementar esta lectura no dudes en postear un comentario. 

 

Lcdo. Miguel Mileo

 

Miguel Mileo

Contador Público y CONFERENCISTA. Profesor Universitario y estudioso de la materia TRIBUTARIA. Moderador de la COMUNIDAD DIGITAL de CONTADORES mas interactiva de VENEZUELA...

  • Magly Perez dice:

    Muy Buenas tardes , una empresa de alquiler de maquinaria, donde por contrato colectivo tengo que comprar rondas de almuerzo y desayunos a mis empleados, estas facturas con que son por ejemplo semanal 290 comidas, me dan factura con a descripcion de servicio de comida, proque me la suministran y la entregan, puedo usar ese CREDITO FISCAL?

    • Miguel Mileo dice:

      A mi modo de ver se trata de la venta de un bien mueble, esto queda soportado con los dispositivos mencionados en esta lectura. Si solo suministran la comida puedes aprovechar el CRÉDITO FISCAL.

  • Carolina Torres dice:

    Buenos días por favor necesito aclarar una duda yo coloco las facturas de restaurante por servicio de comida en mi libro de compra sin derecho a crédito fiscal tomando el monto total de la factura o solo debo colocar la base de la factura, saludos.

    • Miguel Mileo dice:

      Tal como lo haces está perfecto Carolina, la factura incluye IVA, pero no hay CRÉDITO FISCAL.

  • Wilfredo Lopez dice:

    Buenas noches amigo Miguel una consulta mi cliente es contribuyente especial pero tiene costos muy altos en viaticos y comidas existe alguna manera de que esos gastos se puedan aprovechar al momento de la declaración de iva mensual entendiendo que la alimentación tiene un tratamiento diferente cunado se trata de contribuyentes especiales Quedo atento a su Respuesta y de antemano Gracias

    • Miguel Mileo dice:

      Wilfredo si en efecto se trata de servicios como lo desarrollé en el artículo no hay mucho que hacer. NO HAY DERECHO A CRÉDITO FISCAL, pero recuerda que esa diferencia la puedes aprovechar en RENTAS.

  • ALBA HENRIQUEZ dice:

    Lic. Mileo tengo una duda en el caso de una empresa jurídica que se dedica al ramo inmobiliario tales como: comprar, vender, enajenar, gravar todo tipo de inmuebles… las facturas de compras x concepto de Gastos de Representación (restaurant), Gastos de viajes (por compra de boletos aéreos o terrestre) y Gastos de hospedaje, se consideran deducible del Crédito Fiscal……

    • Miguel Mileo dice:

      Las de restaurant por tratarse efectivamente de SERVICIOS involucrados con comida NO DAN DERECHO A CRÉDITO FISCAL.

  • Luis R. Figuera dice:

    Como dicen en mi tierra: Eres un vergatario explicando cada caso, magnifico, muy buenas tus recomendaciones y explicaciones

  • YUSBEY dice:

    UNA DUDA UNA FIRMA PERSONAL QUE SE ENCARGA DE REALIZAR PRESENTACIONES EN EVENTOS MUSICALES, SU INTEGRANTES COMEN (ALMUERZAN O CENAN ) DURANTES DICHOS EVENTOS ESOS CREDITOS FISCALES NO SON EDUCIBLES EN EL IVA.

  • Rosa Araujo dice:

    Excelente artículo. Ahora me pregunto, ¿como se registran esas facturas en el libro de compras? ¿en la columna de compras exentas? o ¿no se llevan al libro de compras?

    • Miguel Mileo dice:

      Muy sencillo Rosa, Compras sin derecho a CRÉDITO FISCAL, es lo que en efecto son y esto va de la mano con el Artículo 75 del Reglamento de la Ley de IVA (1999)

  • Marianela dice:

    Buenos Días mi estimado, mi duda es con respecto a: todo el crédito fiscal no deducible durante el año, se puede deducir de ISLR?

  • Morella Moreno dice:

    Reciba un cordial saludo de inicio de año. Me encuentro con una duda con respecto a unas facturas de compra de chocolates para ser obsequiado a proveedores en la fiestas decembrinas. Está claro que no hay la prestación de un servicio, puesto que se trata de la compra de un bien elaborado, el tema es que no se si puede ser considerado como directamente “vinculado a la actividad de la empresa”. En su opinión, sería deducible el crédito fiscal de estas compras?

  • >